viernes, 10 de octubre de 2014

Twitter killed the blog star

Parte de la responsabilidad de que casi haya abandonado mi actividad blogueril corresponde al tiempo que dedico ahora a twitter. Por eso me parece oportuno que sea twitter el que alimente un poquito este nuevo y raquítico blog mío.
.
Además, twitter tiene el problema de que es un medio ultraefímero: los famosos quince minutos de fama se han quedado gracias a él en quince segundos. No está mal, entonces, que uno tenga un espacio para ir colgando aquellos tuits de los que puede estar más orgulloso, por ridículo que tal orgullo pueda ser.
.











10 comentarios:

  1. El primero, aparte de para retuitear y favoritear, es para enmarcar.

    ResponderEliminar
  2. "Alguna nota oficial de la iglesia catolica agradeciendoa Teresa Romero..."

    http://www.revistaecclesia.com/ebola-los-hermanos-de-san-juan-de-dios-muestran-total-apoyo-teresa-romero/

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Gracias,Enric. Ya lo vi, pero salió después que mi tuit, si no me equivoco. En todo caso, es un gesto honorable. Una pena que la conferencia episcopal, o al menos el arzobispado de Madrid, no hayan dicho aún nada, que yo sepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dieron las gracias al hospital Carlos III y a sus trabajadores antes de la lamentable infección de Teresa Romero; así que implícitamente lo hicieron antes de su tuit supongo.

      Saludos,



      Eliminar
    2. Evric, en el tuit me refiero (implícitamente, por el contexto de la polémica) a una reacción explícita de la iglesia en defensa de la enfermera ante el linchamiento moral al que la sometían desde el Consejero de Sanidad de Madrid hasta varios medios normalmente católicos. De eso no he visto nada

      Eliminar
    3. Ok, creo que tenía una visión descontextualizada de su tuit.
      Ese contexto que trata de reflejar con su tuit es el que de hecho hay, y tiene sobrada razón.
      Dentro de la pluralidad de la iglesia y de la marginalidad (dentro de los medios de comunicación) con que quedan sus innumerables acciones loables; no puedo por más que compartir con usted la denuncia de la hipocresia con que ciertos medios comunicativos actúan. Infectados de interés político, se ambientan de catolicidad e incluso se artículan desde la misma catolicidad institucional que les da cobijo. La iglesia está llena de evangelidad y también de pecados. No miremos, denunciemos y publicitemos sólo sus pecados.

      Saludos,



      Eliminar
  4. Exacto, Enric. En la iglesia convive lo sublime con lo infame. Lo primero ya lo vocea ella lo suficiente, con lo que no creo necesario añadir más que mi reconocimiento de la obviedad de que lo hay.
    Un saludo

    ResponderEliminar