martes, 25 de noviembre de 2014

LIBROS QUE VOY LEYENDO (AGOSTO-DICIEMBRE 2014)

360. The emperor of all maladies. Siddhartha Mukherjee. Entretenida e instructiva historia de la investigación sobre el cáncer, aunque demasiado larga y yanquicéntrica. (6)
359. En el café de la juventud perdida. Patrick Modiano. Lo primero que leo del reciente Nobel. Literatura bien hecha, de la de antes. (8)
358. El sentido de un final. Julian Barnes. Deliciosa historieta sobre la juventud y la vejez. (8)
357. Lo prohibido. Benito Pérez Galdós. Un novelón decimonónico y madrileño, escrito en cinco meses. (7)
356. The Price of Truth: How Money Affects the Norms of Science. David Resnik. Clarito y superficial, como todo lo del autor. Y con su toque de "qué hay de lo mío", como en todo buen libro de ética aplicada. (5)
355. The sense of style. Steven Pinker. Interesante, sobre todo para quien quiere escribir divulgación, pero tal vez no demasiado útil para los que no lo hacen en inglés. (6)
354. Mind and Cosmos. Thomas Nagel. Una elucubración idealista, sin pies ni cabeza, aunque algunas cuestiones son dignas de pensar. (5)
353. Making up the mind: How the brain creates our mental world. Chris Frith. Muy interesante como introducción al tema, aunque un poco superficial y no muy útil para el que ya sabe un poco del tema. (6)
352. Decision Theory and Rationality. J.L. Bermúdez. Una exposición clarísima y convincente de algunos de los principales problemas de la teoría de la elección racional, que ni podemos abandonarla, ni podemos tomar como una teoría completa de la racionalidad. (8)
351. Tatami. Alberto Olmos. Entretenida, y apropiada para un viaje en avión, aunque el argumento es la leche de inverosímil. (6)
350. The Crime of Reason: And the Closing of the Scientific Mind. Robert Laughlin. Alegato de este premio Nobel contra la privatización del conocimiento. (6)
349. Tres veces al amanecer. Alessandro Barico. Una novelita agradable (tres cuentos entrelazados, más bien), para leer en un rato; sobre todo diálogos vivísimos. (6)
348 Por qué leemos novelas. Ana Rodríguez Fischer. No será porque pedanterías como esta animen mucho a hacerlo. Lo único bueno es leerlo como si hablara de novelistas imaginarios (para mí, muchos lo son). (3)
347. Mente y materia. ¿Qué es la vida? Sobre la vigencia de Erwin Schrödinger.. AA.VV. El título engaña, porque no son las obras homónimas del gran maestro, sino varias conferencias sobre su pensamiento. La mejor, la de Laughlin, pero otra sobre el cáncer y la biología molecular tampoco está mal. (5)

346. A natural history of human thinking. Michael Tomasello. Imprescindible. De cómo ciertas ideas filosóficas (intencionalidad colectiva, inferencialismo...) pueden convertirse en fecundos modelos científicos. (9)
345. De la alpargata al 600. Juan Eslava Galán. Entretenido. Si no fuera porque conozco al autor, pensaría que hay un tufillo anticlerical. (6)
344. El giro. De cómo un manuscrito olvidado contribuyó a crear el mundo moderno. Stephen Greenblatt. Una obra soberbia, que no sólo revela la suerte del epicureísmo entre los siglos -I y XVI, sino que retrata de modo excelente el mundo de los primeros humanistas. (10)
343. Institutions. Francesco Guala. La mejor introducción reciente (por desgracia, aún inédita) a la filosofía de las ciencias sociales. Las instituciones son reglas-en-equilibrio, y ya está. (9)
342. De la física a la mente. El proyecto filosófico de Roger Penrose. Rubén Herce Fernández. Bienintencionado pero flojo; habría debido concentrarse más en sus propias críticas, que son interesantes. (5)

341. El caballero sueco. Leo Perutz. Un relato intrascendente pero muy agradable de leer, entre el cuento popular, la leyenda y la historia, escrito como se escribía antes. (6)
.
Ver aquí la lista actualizada, desde diciembre de 2009.

2 comentarios:

  1. Perdón por la extemporaniedad.Me guardo la lista,aunque solamente puedo leer en la lengua de Cervantes. Estoy leyendo "El Giro", la verdad es que es una delicia.
    Aprovecho para saludarte,profesor.He descubierto el Otto hace poco y no pienso desembarcar hasta que no lo haya recorrido hasta el último milímetro.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Manuel. Espero que disfrutes, aunque una vez me molesté en contar cuánto ocuparía todo el blog, incluidos comentarios, si estuviera impreso en forma de libro, y me salían unos 20 volúmenes.
    :-)

    ResponderEliminar