miércoles, 15 de abril de 2015

Tu teoría es estupenda y muy interesante, lo que no está es demostrada

De un comentario mío en el interesante blog filosófico Senderos.

.
Por cierto, no quiero que entendáis mis críticas como un síntoma de desprecio al valor INTELECTUAL de ciertas teorías sobre las obras de arte: esas teorías son interesantísimas, sugerentísimas, apasionantísimas, etc., etc. Lo que no tienen es la propiedad de “contar con argumentos lo suficientemente razonables para convencernos de que es INEVITABLE aceptar que son verdaderas y que las teorías que las contradicen son falsas”. Son, en definitiva, opiniones subjetivas e indemostrables (o al menos, indemostradas), interesantes más como “obras de arte” ellas mismas que como conocimientos (en el sentido en que “sé dónde he dejado mis llaves”, o “sé cuál es la fórmula para resolver ecuaciones de segundo grado”, son conocimientos). También admito que se use “conocimiento” en otros sentidos, pero son sentidos metafóricos, y el primer deber del filósofo (me parece a mí) es procurar que los términos los utiliza de la forma que puedan generar MENOS confusiones (lo que no implica que haya términos que se puedan utilizar sin generar NINGUNA confusión, como bien sabéis -me refiero a vuestra última entrada sobre Wittgenstein: recordad también lo de que la función de la filosofía es ayudar a salir a la mosca de la botella, no intentar meterla).

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto... Puede que no tenga mucha relación con este post en concreto pero quería lanzarte un guante por aquí. Últimamente han salido publicados en el blog de la Cátedra (Cuaderno de Cultura Científica) varios artículos donde se afirma que "el arte es una forma de conocimiento". Así, sin mucho más desarrollo. Me encantaría leer qué argumentarías tú al respecto (y si se publicase en el mismo Cuaderno, creo que podría ser bastante enriquecedor).

    ResponderEliminar